2021.09.12 Homily

Readings and Gospel at USCCB

God said to the woman: the pangs of childbearing will be intensified, in pain you shall bring forth children.

God said to the man: cursed is the ground because of you, in toil you shall eat of it’s yield.

After eating the forbidden fruit, these are the words God spoke to Adam and Eve.

Since the fall, and the entrance of suffering into the world, there has been a real connection between good, and suffering.

//

But it’s not so much that a price has to be paid, good things are not paid for by suffering.

Instead, it is the way we learn and develop.

Eating from the tree of the knowledge of Good and Evil, we chose to learn that knowledge in a certain way.

Adam and Eve didn’t intend for the consequences of their sinful action, but they chose it none-the-less.

////

When Jesus tells Peter- you are thinking not like God, but like a human being -he is pointing out the age-old temptation of humanity: that we want something good, without the suffering that must accompany it.

Peter wanted the Kingdom of God, but he didn’t want the suffering that would go along with it.

Jesus knew that the Kingdom of God, being the best thing that could possibly exist, would bring with it a mountain of suffering.

////

And this is something we have all experienced.

A child is the greatest thing that can happen to a family, and yet a child will try our patience, test our resolve, bring us to tears, and make us better people than we were before.

Suffering and goodness go hand-in-hand.

////

And that is where it gets difficult.

When the suffering comes, it’s almost impossible to remember that good things will come of it.

When a loved ones die, when sickness invades our home, when we are surrounded by failure, when all hope seems lost.

The view from the cross is horrible.

But soon, the Resurrection.

En Español

Lecturas y Evangelio en la USCCB

Dios le dijo a la mujer: los dolores de parto se intensificarán, con dolor darás a luz los hijos.

Dios le dijo al hombre: Maldita sea la tierra por tu culpa, con el trabajo comerás de su cosecha.

Después de comer la fruta prohibida, estas son las palabras que Dios les dijo a Adán y Eva.

Desde la caída y la entrada del sufrimiento en el mundo, ha habido una conexión real entre el bien y el sufrimiento.

//

Pero no es que haya que pagar un precio, las cosas buenas no se pagan con el sufrimiento.

En cambio, es la forma en que aprendemos y nos desarrollamos.

Al comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, elegimos aprender ese conocimiento de cierta manera.

Adán y Eva no tenían la intención de sufrir las consecuencias de su acción pecaminosa, pero la eligieron de todos modos.

////

Cuando Jesús le dice a Pedro, no estás pensando como Dios, sino como un ser humano, está indicando la tentación de la humanidad: que queremos algo bueno, sin el sufrimiento que debe acompañarlo.

Pedro quería el Reino de Dios, pero no quería el sufrimiento que lo acompañaría.

Jesús sabía que el Reino de Dios, siendo lo mejor que podía existir, traería consigo una montaña de sufrimiento.

////

Y esto es algo que todos hemos experimentado.

Un niño es lo más grande que le puede pasar a una familia y, sin embargo, un niño pondrá a prueba nuestra paciencia, pondrá a prueba nuestra determinación, nos hará llorar y nos convertirá en mejores personas de lo que éramos antes.

El sufrimiento y la bondad van de la mano.

////

Y ahí es donde se pone difícil.

Cuando llega el sufrimiento, es casi imposible recordar que de él saldrán cosas buenas.

Cuando muere un miembro de la familia, cuando la enfermedad invade nuestro hogar, cuando estamos rodeados de fracasos, cuando toda esperanza parece perdida.

La vista desde la cruz es horrible.

Pero pronto, la Resurrección.

Leave a Reply

Your email address will not be published.