2022.02.06 Homily

Readings and Gospel at USCCB

We’re going to have to talk about a Latin word today.

The word is ‘vocare’ meaning ‘to call.’

It is the ancient root of our word ‘vocation.’

/

It immediately evokes a sense that it is something outside of ourselves, that stirs us to action.

The voice of God, giving us a direction, and our response, either following, or fighting against it.

////

This is the theme of all our readings and Gospel today:

First reading is the vocation story of the prophet Isaiah.

Second reading is the vocation story of Saint Paul.

And in the Gospel, the vocation story of Saint Peter.

////

I’m going to simply follow the theme, and share my own vocation story today.

/

I was seventeen years old: and the question of what God was calling me to do with my life, obsessed me.

I got up early every morning to pray about that question, read the lives of the saints, and would sneak away out into the woods behind our house to just listen for God’s voice.

/

I knew the options: married life, single life, religious life, or priesthood.

And I had my preference: married, seven kids, living way out in the country.

But I was open to any of them, I just wanted God to point the way.

////

In retrospect, I was driving myself crazy, I thought I was asking and listening, but I was definitely spending most of my prayer time asking, and very little time listening.

/

My mom gave me the necessary advice: stop asking, you’ve asked enough, just listen.

////

And so I did, for three days, I did my usual prayers, but with nothing in mind, just paying attention to see if God would say something.

And on the third day, He did.

//

I woke up that morning, and knew to the depths of my being, that God wanted me to be a priest.

No voice from heaven, no angel appeared, but I knew without a doubt, that God wanted me to be a priest.

////

The thing about these vocation stories, is that they are just the beginning.

The adventure really begins after we start going in the direction God is calling us to.

Your life will never be the same, when you follow the call of God.

En Español

Lecturas y Evangelio en la USCCB

Hoy vamos a tener que hablar de una palabra en latín.

La palabra es ‘vocare’, que significa ‘llamar’.

Es la antigua raíz de nuestra palabra ‘vocación’.

/

Evoca inmediatamente el sentido de que hay algo fuera de nosotros, que nos mueve a la acción.

La voz de Dios, que nos da una dirección, y nuestra respuesta, seguirla o luchar contra ella.

////

Este es el tema de todas nuestras lecturas y del Evangelio de hoy:

La primera lectura es la historia de la vocación del profeta Isaías.

La segunda lectura es la historia de la vocación de San Pablo.

Y en el Evangelio, la historia de la vocación de San Pedro.

////

Voy a seguir simplemente el tema, y compartir mi propia historia vocacional.

/

Tenía diecisiete años: y la pregunta de qué me llamaba Dios a hacer con mi vida, me obsesionaba.

Me levantaba temprano todas las mañanas para rezar sobre esa pregunta, leía las vidas de los santos y me escapaba al bosque detrás de nuestra casa para escuchar la voz de Dios.

/

Conocía las opciones: la vida de casado, la vida de soltero, la vida religiosa o el sacerdocio.

Y yo tenía mi preferencia: casado, con siete hijos, viviendo en el campo.

Pero estaba dispuesto a seguir cualquiera de ellas, sólo quería que Dios me indicara el camino.

////

En retrospectiva, creía que pedía y escuchaba, pero pasaba la mayor parte de mi tiempo de oración pidiendo, y muy poco tiempo escuchando.

/

Mi madre me dio el consejo necesario: deja de pedir, ya has pedido bastante, sólo escucha.

////

Y así lo hice, durante tres días, hice mis oraciones habituales, pero sin nada en mente, sólo prestando atención para ver si Dios decía algo.

Y al tercer día, lo hizo.

//

Esa mañana me desperté y supe en lo más profundo de mi ser que Dios quería que yo fuera sacerdote.

No hubo ninguna voz del cielo, ni apareció ningún ángel, pero supe sin lugar a dudas, que Dios quería que yo fuera sacerdote.

////

Lo que pasa con estas historias de vocación, es que son sólo el comienzo.

La aventura comienza realmente cuando empezamos a ir en la dirección a la que Dios nos llama.

Tu vida nunca será la misma cuando sigas la llamada de Dios.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Leave a Reply

Your email address will not be published.